Espiando a los vecinos: Consecuencias

Si a alguien le sorprenden espiando a los vecinos, a parte de un sonrojo mayúsculo, ninguna acción punitiva debería ejercerse sobre esa persona. Ahora bien, si tal actitud invasiva de la privacidad del resto de vecinos se repite con asiduidad, y se hace de dominio público del resto de personas de la comunidad, sí que entonces podrían dirigirse ciertas acciones legales en su contra.

Porque, en tales casos, veríamos vulnerado nuestro derecho a la intimidad, garantizado en el artículo 18.1 de nuestra Constitución y que está penalizado en el Código Penal.

Por derecho a la intimidad (protección de la misma) entendemos la absoluta exclusión del conocimiento o presencia de terceros en determinadas acciones/áreas de la vida de uno/a, y que son de índole privada y sólo del conocimiento de la persona particular y de otras personas que considere su círculo de confianza.

Ya sabemos que estar espiando a los vecinos puede salir muy caro al invasor de la privacidad de otros. Vemos qué consecuencias puede acarrear 👇.

Espiando a los vecinos: Formas de invadir la intimidad

Son varias las conductas punibles y contrarias a la ley que un vecino puede adquirir y que serían motivos de denuncia por nuestra parte. La que más común nos puede parecer (no porque sea algo cotidiano, sino porque haya podido aparecer más en los medios) es la difusión de imágenes o grabaciones recopiladas sin el consentimiento del o de los protagonistas. Muy extendido entre sujetos de cierta fama y reconocimiento popular, más aún ahora inmersos como estamos en un mundo digital y conectado.

Aunque no sólo a perfiles públicos y con notoriedad les puede ocurrir que difundan imágenes o vídeos personales en redes sociales para consumo de todo el mundo, hoy es actualidad el caso de los jugadores canteranos del Real Madrid que han supuestamente hecho público un vídeo sexual de una menor, es el caso más reciente relacionado con este delito.

En las comunidades

Espiar a vecinos no suele tener como fin atacar su privacidad (terminología anglosajona, ya que en nuestra Constitución nos referimos como derecho a la intimidad) en el sentido de querer revelar información privada de esa persona o personas con fines lucrativos o de difamación. Ello, como venimos diciendo, supondría un delito contra la intimidad. Generalmente son perfiles afectados por algún tipo de trastorno de comportamiento, que, a modo íntimo e individual, ejecutan tales actos invasivos.

Es posible, en honor a la verdad, que alguien espiando a los vecinos pueda ir más allá y hacer acopio de esas imágenes o grabaciones privadas con fines lucrativos y de exposición, pero lo dicho, generalmente, si tenemos algún vecino así de curioso en la comunidad, no suele llegar a tales extremos.

Sobre las acciones que podrían indicarnos que estamos siendo espiados dentro de nuestra propia comunidad, algunas serían:

  • Coincidencia recurrente en pasillos y áreas comunes con la persona en cuestión.
  • Encuentros forzados en áreas comunes de la comunidad con nosotros mismos o con miembros de nuestra familia para entablar conversaciones innecesarias o incómodas.
  • Invasión de nuestra correspondencia.
  • Vigilancia desde el hogar de la persona que nos espía, ya sea a través de ventanas, patios, balcones, etc.
  • Instalación de dispositivos de audio y/o vídeo ocultos con el fin de invadir nuestra intimidad y privacidad (grabaciones de terceros sin consentimiento).
  • Seguimiento fuera de las instalaciones de la comunidad.

Acoso vecinal

Todas las acciones descritas anteriormente que reiteramos que son comunes cuando tenemos a alguien espiando a los vecinos, también se catalogarían como acoso vecinal si se pueden demostrar fehacientemente.

El acoso vecinal, que ya explicamos en nuestro blog tiempo atrás (aquí tienes el post) se evidencia en actos como:

  • Violencia verbal directa
  • Ruido excesivo recurrente y a deshoras
  • Hurto de elementos privados de la víctima
  • Actos vandálicos sobre la propiedad privada de la víctima
  • Amenazas o amedrentamiento a la víctima y/o familiares convivientes
  • Agresión física

Ser espiados por vecinos y el acoso vecinal en tal manifestación son dos delitos que van muy de la mano y en la mayoría de las ocasiones son correlativos. Si el acto de espiar se convierte en un patrón de comportamiento que causa angustia o miedo a los vecinos espiados, puede ser considerado acoso. El acoso puede tener consecuencias legales, como órdenes de restricción o medidas cautelares, tras interponer la correspondiente denuncia ante la Policía.

Otras acciones punibles tipificadas en la ley

Como consecuencia, tal y como venimos diciendo, de la propia invasión de la privacidad cuando se obtiene información sobre los vecinos de manera ilegal (ej. A través de la vigilancia no autorizada o el acceso a propiedades privadas sin permiso), el o los infractores también incurrirían en:

Violación de leyes de propiedad y acceso: Si se ingresa ilegalmente a la propiedad de un vecino o se accede a su información privada sin autorización, esto puede violar leyes de propiedad y acceso. Dependiendo de la gravedad, esto podría resultar en cargos penales.

Difamación o calumnia: Si se comparten información falsa o difamatoria sobre los vecinos como resultado del espionaje, podrían presentarse demandas por difamación o calumnia. Esto podría dar lugar a daños y perjuicios si se demuestra que la información difamatoria causó daño a la reputación de la persona espiada.

Espiando a los vecinos: Consecuencias

Sin duda, estamos ante un asunto bastante complejo que tiene difícil solución, aunque existen vías bastante eficaces (extrajudiciales, principalmente) que pueden ayudar a contener la situación. 

Hablamos de la mediación vecinal en la propia comunidad o mediación civil (ayuntamiento), cuyo acuerdo, la Ley 5/2012 de mediación en asuntos civiles y mercantiles, le otorga la condición de título ejecutivo, y lo equipara, con ciertos requisitos, a un nivel similar al de la sentencia.

Como hemos ya comentado, también se puede ejercer la vía penal. Los delitos contra la intimidad se deben denunciar, primero, ante la policía o el juzgado (indispensable presentar pruebas del espionaje o acoso). A continuación, con la ayuda de un abogado especialista, presentar la correspondiente denuncia y esperar a que prospere el proceso.

Orden de alejamiento o restricción

Si una persona espiada se siente amenazada o acosada, puede solicitar una orden de alejamiento u otra medida de restricción para proteger su seguridad y privacidad.

Debemos destacar que las leyes varían según la jurisdicción, por lo que las consecuencias exactas pueden diferir en función de dónde ocurra el espionaje y del propio delito. Además, en algunos casos, las consecuencias legales pueden incluir sanciones civiles y penales. Es recomendable, por lo tanto, si vemos a alguien espiando al os vecinos, o lo sufrimos nosotros mismos, consultar con unos abogados especialistas en la materia como somos, por ejemplo, en Abogados Propiedad Horizontal, y así obtener asesoramiento legal específico sobre nuestra situación.

Conclusiones

Aproximadamente un 15% de las consultas online que recibimos en nuestro despacho de Abogados Propiedad Horizontal son de (supuesto) acoso vecinal. Esos comportamientos, en muchas ocasiones, entrañan acciones de espiar al vecino o vecina como método de hostigamiento para conseguir el propósito deseado. Se debe optar por medidas extrajudiciales para lograr el cesa de tal violación de la intimidad de una persona, como es, ya lo hemos comentado, la mediación. Si no, existen otras vías legales para garantizar y defender los derechos de los ciudadanos.

Cualquier duda o asesoramiento si os topáis con situaciones de alguien espiando a los vecinos en vuestra comunidad, estamos a vuestra disposición si lo necesitáis:

📞 93 762 69 99

📧 [email protected]

10 comentarios en «Espiando a los vecinos: Consecuencias»

  1. En mi caso , tras haber perdido dos trabajos , sufrido golpes a las 5 y pico de la mañana durante muchos días,
    Que unos padres utilicen a sus hijos en vez de educarlos o sacarlos a jugar al jardin , campo de futbol o tenis
    que en vez de respetar, una vez te quejas empiezan a cachondearse, a perseguirte con los golpes emn la casa haciendo broma y juego con sus propios hijos en vez de educar, si no se graban estos golpes cómo se demuestran? si la persona que da los golpes, lo hace de manera cosciente en lugar y horario concreto, para que sólo la persona agectada lo sufra? cómo se puede demostrar sino se graba , en mi caso, si llamo a la policía, al llamar al telefonillo, se escucha entonces se hace silencio, si subes a llamar la atención , se hace silencio…..cómo se demuestra sino se graba???

    Responder
    • Buenos días Lola,

      Decirte que sin pruebas, no se puede denunciar. La actividad no permitida debe ser demostrada mediante herramientas que la acrediten. Vídeos, grabaciones, documentos, testigos…

      Un saludo.

      Responder
    • Somos un matrimonio vivimos en valladolid,y lo mismo que a usted le a padado,o le esta padando ,estamos padando nosotros,somos minos validos y unos drl segundo llevamos dos años sufriendo por estos vecinos una pareja,nos tienen amargados porque compramos el piso primero ,nos estan haciendo la vida imposible,nos quieten hechar de nuestra propia vivienda,cuando ellos no son propietarios,nos an insiltado,nos an amenazado ,y no paran de dar golpes todos los dias y estos no tienen niños.

      Responder
      • Buenos días López,

        Comentaros que ante situaciones de acoso, lo más recomendable sería ponerlo en conocimiento de la policía y denunciarlo.

        Un saludo.

        Responder
  2. Buena tarde yo salgo a fumar en un horario regular pero hay dos cámaras de vecinos apuntada a mi casa y siempre que salgo me acechan patrullas que puedo hacer

    Responder
    • Buenos días Ulises,

      Fumar está permitido. No entendemos a qué te refieres con “dos cámaras de vecinos”. Cada propietario puede fumar en su domicilio. Tratar de hablar con los vecinos y llegar a un acuerdo.

      Saludos.

      Responder
  3. Buenas tardes,recién vivo en un pueblo muy pequeño al que nos fuimos buscando privacidad y la casa de enfrente que estará a unos 50 metros de mi domicilio todos los días se pasan de 2 a 4 horas sentados mirando a nuestra casa y si estamos en nuestro jardín o terraza nos escudriñan todo lo que hacemos, literalmente se ponen unas sillas y su rutina es mirar lo que hace el único vecino que tiene cerca, nosotros. Cada vez que salimos al jardín o la terraza y nos ven dejan lo que están haciendo y se quedan mirando fijamente hasta que nos metemos dentro. Su casa está en un alto y ven todo nuestro terreno. Están obsesionados. Lo hicieron 18 años con los anteriores propietarios. Es posible denunciar esto? Entiendo que su derecho a mirar acaba donde empieza el derecho a la intimidad y a la privacidad en mi hogar, es algo muy desproporcionado. Casi no salimos a nuestro jardín o terraza por esta invasión y acoso a nuestra privacidad e intimidad y me siento muy intimidada en mi propia casa.

    Responder
    • Buenos días Sofía,

      Atendiendo a tu consulta, comentarte que, a priori, las actitudes descritas no son sinónimo de acoso vecinal. Aunque recomendamos exponerlo en junta de vecinos.

      Un saludo.

      Responder
  4. Que haces si un vecino de alado puso camara hacia la zotea de mi casa. Y a sabiendas que soy mujer sola con 2 niños y ellos son toda una familia contra mi puse una lona para evitar miren y ahora buscan lugar para mirar donde esta una parte del jardín y mis hijos juegan

    Responder
    • Buenos días Maricela,

      Comentarte que las cámaras no pueden grabar elementos privativos. Recomiendo contactar inmediatamente a la policía para ponerlo en conocimiento.

      Un saludo.

      Responder

Deja un comentario

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.